domingo, 25 de diciembre de 2011

Una limosna real


Un mendigo corre tras el carruaje de S.M. el Rey Jorge V de Inglaterra pidiéndole una limosna a la salida del Derby de Ascot. Nunca sabremos si la obtuvo o no, pero una cosa es cierta, los imperios no se construyeron dando limosnas ni siendo generoso. De manera que dudo que este pobre hombre haya salido de la pobreza gracias a la generosidad de su rey. Sin embargo ha quedado retratado para la historia, en ese segundo eterno en que logró acercarse al hombre más poderoso de su tiempo y tuvo una esperanza fugaz, única e irrepetible...

1 comentario:

Marina Sicora dijo...

Que buena foto parlanchin, define muy bien a su època. Saludos.