miércoles, 20 de junio de 2012

El palacio de Khorsabad


Notable era el palacio de Khorsabad, residencia de Sargón, construido en las afueras de Nínive sobre una colina artificial de seis a siete metros de altura. "Este palacio, dice Fernández Valbuena, superaba en lujo a todos los de los reyes asirios. La puerta principal hallábase adornada a uno y otro lado con estatuas de toros alados colosales con cabeza humana; asímismo los pórticos y vestíbulos de los grandes salones estaban adornados con estatuas gigantes de toros y leones alados, de monstruos y de genios con cabeza humana; y las paredes, así interiores como exteriores, estaban recubiertas de esculturas y bajorrelieves que representaban una infinidad de escenas grandiosas: batallas, asaltos, triunfos, recibimiento de prisioneros, de tributos, de embajadores; como también ofrecimiento de sacrificios, cacerías, paisajes y otras escenas de la vida real.

En las cámaras principales y en los grandes salones, el mayor de los cuales tenía 33 metros de largo por 9 de ancho, los bajorrelieves corrían  a lo largo de las paredes, divididos en dos fajas paralelas que a su vez lo estaban por un intervalo de 50 centímetros de ancho que seguía sin interrupción por las cuatro paredes de la sala y algunas veces continuaba por las contiguas, y en donde estaban escritas las inscripciones mandadas hacer por el rey, divididas en columnas y formando una lección continuada desde el principio al fin.

Estas inscripciones, lo mismo que los bajorrelieves, eran de lastrón calcáreo, y sobre la faja superior del lastrón antes de llegar al artesonado había como un friso de ladrillos esmaltados de varios colores, con diseños de follajes y figuras caprichosas de variadísimos formas, que coronaba dignamente la ornamentación de los salones."


Del "Manual de la Séptima Clase"; Luis Gili editor, Barcelona, 1928.

No hay comentarios.: