viernes, 12 de agosto de 2011

Vergonzosa hambruna

Demasiado tarde: las contradicciones de la hambruna declarada en Somalia, el campo de refugiados en Kenia de Daadab, abierto desde 1992, y el espectáculo de una crisis que se pudo haber evitado. Una crisis humanitaria por la que según las ONG y agencias de la ONU en el terreno, algo más 12 millones de personas requieren asistencia en Somalia, Yibuti, Kenia y Etiopía. Y la cifra aumenta cada día...

Sahara, de dos años de edad, sentada junto a su padre en el hospital de Médicos Sin Fronteras en Dagahaley, uno de los tres campos de refugiados en Dadaab, Kenia, el 22 de julio de 2011.

Una anciana en la entrada del campo de refugiados Dahaley 
 
Familias esperando poder entrar en el campo de refugiados de Dadaab Dagahaley
 
Distribución de raciones de harina
 
Alrededores del campo de refugiados de DAgahaley, uno de los tres de Dadaab
 
Un niño espera poder entrar en el campo de refugiados
 
Pulsera de registro en el centro de refugiados de Dagabaley
 
Sahara con su padre en el hospital de MSF
 

1 comentario:

Pao dijo...

Impactantes imágenes. Eso es el lado oscuro de la especie humana. Todos nuestros logros, triunfos y avances palidecen por el egoísmo al no enfrentar un problema tan grave como la pobreza, miseria y desnutrición de miembros de nuestra misma especie.