domingo, 20 de setiembre de 2009

Retrato con trampa


Una inteligente (y bromista) mujer entrada en años decidió que quería un retrato pintado a mano, así que le dijo al artista:

─Pínteme con aretes de diamantes, un collar de diamantes, un brazalete de esmeraldas y un reloj de oro

─¡Pero usted no lleva puestas ninguna de esas joyas! ─reclamó el pintor.

─Lo sé ─dijo ella─. Es por si muero antes que mi esposo. Si se casa pronto, quiero que su nueva esposa se vuelva loca buscando las joyas.

1 comentario:

Fernando_mvd dijo...

Qué triste vivir con desconfianza, aunque se intente llevar con humor...